Hanbok, el vestido tradicional de Corea

Las prendas tradicionales son, junto a la arquitectura, el lenguaje o la música, uno de los elementos más fácilmente reconocibles de una cultura. Quizás porque todos tenemos un vestido tradicional entendemos, hasta cierto punto, el valor que tiene en sociedades que nos resultan lejanas en otros aspectos.

Estas prendas a veces transmiten ideas y valores de la cultura a la que pertenecen, así como su cambio a lo largo del tiempo, lo que las convierten en un elemento de estudio fascinante. Es precisamente lo que ocurre con el hanbok, el vestido tradicional de Corea que, con más de 1000 años de historia, es mucho más que telas, patrones y colores.

Antes de continuar es importante remarcar que aunque hablemos de «hanbok» en singular en realidad nunca ha existido «un hanbok»1, sino un conjunto de prendas que, como veremos, han cambiado mucho desde sus orígenes. De hecho, la definición del término varía según donde se consulte, pero aquí vamos a usar esa idea amplia de hanbok para referirnos al conjunto de ropa que los coreanos han usado a lo largo de la historia.

Origen y evolución del hanbok

Los orígenes del hanbok son difusos pero sabemos, gracias a diferentes pinturas murales, que se desarrolló al menos desde el periodo de los Tres Reinos (57 a.C. – 668 d.C.) y que tuvo importantes influencias de pueblos nómadas del norte de la península de Corea y Manchuria, así como del hanfu2 chino de la dinastía Tang. Son influencias que, como es habitual, circulan en ambas direcciones y ocurren en diferentes momentos.

El esquema básico consistía en una chaqueta (jeogori), ajustada con una cinta por la cintura, acompañada por pantalones (baji) para hombres y falda (chima) para mujeres, aunque en diferentes momentos también han llevado pantalones bajo la falda. Un esquema que se repite durante toda su historia, eso sí, con numerosos cambios hasta conformar el hanbok que conocemos hoy.

Pintura mural de la tumba de los cazadores, de la época de Goguryeo. Se aprecia a tres jinetes vistiendo hanbok | Fuente

Conocemos ejemplos de hanbok en pinturas murales de entre el siglo IV y VI de Goguryeo, la más septentrional de las monarquías que dominaron la península de Corea durante los Tres Reinos, así como unos valiosos retratos chinos que representan a emisarios de los otros dos reinos. El esquema general se repite en todos, estando las mayores diferencias en los tocados y motivos. Todavía eran muy diferentes del hanbok contemporáneo en la forma básica.

Durante la dinastía de Goryeo (918 – 1392), la chaqueta se acortó un poco y el cuello quedó más ceñido. No sería hasta Joseon (1392 – 1897) cuando ya podemos apreciar muchas de las características del hanbok actual, y es el que más solemos ver en los dramas de televisión.

Emisarios de los Tres Reinos de Corea (Baekje, Goguryeo y Silla) a la China Tang | Fuente

Con el paso de los siglos, la chaqueta femenina (el hanbok masculino cambió menos) se fue ciñendo y acortando, pasando de la altura de la cintura en los primeros siglos de Joseon, a cubrir solamente el pecho en los siglos finales de la dinastía. Como consecuencia de esto, la falda perdió algo de volumen para mantener la figura estilizada. La chaqueta también perdió volumen en el extremo de sus mangas, pero mantuvo una sutil curva. Quedó así un esquema, en el siglo XIX, que llegó al XX y ha pasado a la actualidad con pequeños cambios.

Estatus y ocasión

Aunque la base del hanbok es la de la chaqueta y el pantalón o falda existe una gran variedad de combinaciones de colores y complementos que pueden hacer que parezca un vestido completamente diferente. Ambos elementos dependían de la casta a la que se perteneciese, la edad, la ocasión y la temporada.

Dos hwarot | Fuente

Uno de los complementos más conocidos es el gat (había muchos más, y es algo que da para un artículo separado), un sombrero que vestían los hombres y que, a lo largo de la historia, sirvió como forma de mostar diferentes estatus. También existían una amplia variedad de complementos para las mujeres, como diferentes tocados, el daenggi, cinta que se ata a la coleta trenzada, o el hwarot, un colorido sobretodo que todavía se usa en las bodas y que cambia casi por completo la apariencia del hanbok.

Algunos de estos complementos se usaban dependiendo de la situación y del estatus social. El hwarot era usado sólo por las mujeres de la realeza en ciertas ceremonias, hasta que su uso también se extendió a otras castas.

Los colores también dependían del estatus y la edad, y en el Joseon neo-confuciano seguían, o al menos eso se pretendía, las normas de etiqueta de manera estricta. El blanco, sin duda, era y es un color querido en Corea que simboliza el oeste y el metal, así como virtudes como la bondad, la verdad y la elegancia.

Además de transmitir estas virtudes, el blanco entrelaza a la perfección con ideas del budismo, el taoísmo y el confucianismo: refleja la idea budista de «venir con las manos vacías, irse con las manos vacías», permanecer vacío vistiendo blanco para estar lleno, así como la búsqueda de colores naturales del taoísmo y el autocontrol del confucianismo3.Curiosamente, hubo reyes que prohibieron usar el blanco en la ropa, pero los súbditos no siempre acataban estas prohibiciones y continuaban guardando y vistiendo ropas claras.

A pesar de la predilección por el blanco, también se usaban otros colores, reservados, por lo general, para la nobleza. La chaqueta llevaba colores distintos a los de la falda y los pantalones, mostrando ambos estatus social y edad: los más pequeños y las doncellas vestían tonos vivos, mientras que las personas casadas y de avanzada edad tonos más oscuros y apagados. Pero también dependía del rol que se desempeñaba en la sociedad (y, nuevamente, del momento histórico): algunos eruditos vestían amarillo, y blanco puro en ciertas ocasiones, mientras que el rey y la reina usaron púrpuras, rojos y amarillos en diferentes momentos.

Pareja vistiendo hanbok (el hombre lleva durumagi, una especie de sobretodo) | Fuente

De todos modos, y enlazando con lo que decíamos al principio, no hubo reglas permanentes sobre los colores, las formas y los complementos. Hemos hablado de un conjunto de prendas más que de un vestido en particular a lo largo de unos 1600 años (especialmente de Joseon, el más cercano en el tiempo y del que más información hay) en los que ha habido cambios en la moda, en las mentalidades e incluso en las leyes. Y, como es natural, sigue cambiando.

El hanbok en la actualidad

Entre finales de Joseon, el imperio Coreano, la Corea bajo ocupación japonesa y la posterior división en dos de la península, el hanbok adoptó, por lo general, unas líneas menos curvas (aunque, al menos en Corea del Sur, todavía se producen muchas variantes con mangas curvas y chaquetas de diferentes longitudes) que han llegado a los modelos actuales de Corea del Sur y del Norte, aunque existen algunas diferencias entre ambos, tanto formales, en estampados y uso4.

En Corea del Sur el hanbok «tradicional», usado en ciertas fiestas y ceremonias es, en líneas generales, parecido al de finales de Joseon. Pero las estrictas normativas ya no existen, tanto que ha surgido un importante abanico de combinaciones de colores y estampados que antes no eran tan comunes y que, sobre todo, no estaban al alcance de cualquiera.

Más allá del vestido tradicional, en Corea del Sur han ido apareciendo variaciones del hanbok para la vida diaria en las últimas décadas. Desde vestidos primaverales y veraniegos a trajes de corte ejecutivo con el cuello al estilo tradicional. Estas prendas con tanta historia han llegado a tomar pasarelas surcoreanas, con formas y colores de lo más rompedores.

Kang Gigap, ex-político y activista, vistiendo el hanbok blanco en Busan, 2017 | Fuente

Mientras tanto, el sencillo hanbok blanco ha desaparecido casi por completo de la vida diaria aunque no ha perdido sus connotaciones culturales tradicionales, incluso se han reforzado. Como explica Seo Bong-Ha, desde el pasado siglo se ha convertido en una herramienta de resistencia contra el orden establecido. Algunos asistentes al servicio en memoria de Park Jong-Chul5 acudieron con hanbok blanco (todavía se usa a veces en los funerales en diferentes lugares de Asia). Del mismo modo, algunos activistas suelen aparecer en sus intervenciones vestidos de blanco. Son sólo dos ejemplos de cómo este color transmite la determinación de mantenerse puro y limpio frente a la injusticia y la corrupción, así como de expresar duelo ante esa situación.

Por otra parte, el hanbok ha empezado a traspasar las fronteras de Corea del Sur. Gracias a series históricas como Kingdom, Mr. Sunshine o Hwarang, el hanbok tradicional ha llegado a millones de casas de todo el mundo, fomentando a su vez el interés por la historia coreana. La popularidad global entre los más jóvenes la ha alcanzado con versiones mucho más modernas que han aparecido en videoclips de grupos de Kpop mundialmente conocidos como Blackpink o BTS.

Interpretación moderna de hanbok que Blackpink usó en el videoclip How you like that

El hanbok, en definitiva, sigue vivo en las dos Coreas y la cantidad de conversiones a la vida diaria así como su popularidad en la industria del entretenimiento en el sur de la península hace que, además de un rico pasado, tenga un presente y futuro fascinantes.

⛩ En portada: Celebracion de una fiesta para beber, de Shin Yun-bok.

Bibliografía

The colors in korean life and culture, Google Arts & Culture.

-BONG-HA, S: «White Hanbok as an Expression of Resistance in Modern Korea», Journal of the Korean Society of Clothing and Textiles.

-HEE SOOK, L.N: «Costume culture of Hanbok as a living heritage and korean identity», Korea art and artistic relations with Europe.

-HWA-JIN, S: «An Analysis and Comparison of the Characteristics of Traditional Hanbok and Everyday(daily) Hanbok Focusing on the Basic Dress, Journal of Fashion Business», Vol. 5, No. 5.  (2001).

-KI LEE: Hanbok history & evolution.

Notas

  1. Es un término tardío, en uso desde la occidentalización de Corea para diferenciar las ropas han (de los coreanos) de las occidentales.
  2. Aunque pueda parecer que «han-» sea igual en hanbok y hanfu, son palabras con orígenes distintos y se escriben con caracteres chinos distintos, pero al romanizarse quedan escritas igual y puede confundir. Ambas palabras se refieren a pueblos diferentes, en chino a la etnia han, en Corea del Sur (no así en el Norte) a los coreanos, pero tienen orígenes etimológicos e históricos completamente distintos.
  3. Cada una de estas ideas tiene para varias tesis, y no siempre todas las interpretaciones coinciden. Quería mencionarlo ya que es un tema esencial, pero no es la idea de este artículo entrar en temáticas de tanta profundidad.
  4. Por desgracia he sido incapaz, de acceder a buenas fuentes sobre el hanbok en Corea del Norte. Si conoces alguna, te agradecería que me contactaras por cualquier medio.
  5. Estudiante universitario arrestado bajo sospecha pertenecer a movimientos anti-gubernamentales, torturado y asesinado en 1987. Fue uno de los sucesos que llevaron al fin del régimen de Chun Doo-Hwan y el establecimiento de la actual sexta República de Corea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *