La Guerra Imjin, de Rubén Villamor

La Guerra Imjin. La invasión samurái de Corea (1592-1598) y Ryûkyû (1609), de Rubén Villamor | Tapa blanda, HRM Ediciones, 152 pgs., 15,63€

Es interesante que una contienda que puso en jaque todo Asia Oriental sea tan poco conocida en Occidente. La Guerra Imjin, o invasión japonesa de Corea, fue mucho más que un conflicto entre estos dos países vecinos y sus consecuencias fueron tan profundas que, hasta cierto punto, todavía afectan al presente.

A pesar de su importancia, como sucede con muchos temas asiáticos, no contamos con una gran oferta bibliográfica en español. Por suerte, HRM Ediciones publicó en 2017 La Guerra Imjin. La invasión samurái de Corea (1592-1598) y Ryûkyû (1609), del japonólogo Rubén Villamor.

La obra es breve pero completa ya que, al tema central de las dos grandes invasiones japonesas de Corea, le precede un interesante prólogo de las circunstancias que desencadenaron las hostilidades y un importante epílogo con las consecuencias. Así mismo, introduce el episodio de la conquista de las islas Ryûkyû, hecho que, argumenta el autor de manera convincente, formó parte del mismo conflicto.

La Guerra Imjin comienza con el final del periodo Sengoku y el ascenso de Oda Nobunaga. Daimyo al que sucedió Toyotomi Hideyoshi, que acabaría por planificar la conquista de China como medio para controlar Japón. Es una fórmula, la de buscar oportunidades en otros países para aliviar y reconducir problemas internos, habitual en la historia de la humanidad por todo el orbe, y era una posibilidad que Japón podría aprovechar: tras más de un siglo de guerras internas hacían falta cambios, y con una China Ming en decadencia era el momento oportuno.

Pero, como sabemos, la conquista de China empezó y terminó en Corea. El plan de Hideyoshi ni siquiera era comenzar las hostilidades en la península coreana, sino pactar con el rey Seonjo de Joseon que sus tierras funcionasen de lanzadera para la invasión de China. Sin embargo, como explica Rubén Villamor, Hideyoshi no consiguió ganarse la confianza de Seonjo, quien dudaba (como muchos otros) de las verdaderas posibilidades de unos guerreros samuráis que hasta hacía pocos años estaban completamente aislados del mundo guerreando entre ellos.

Hideyoshi, entonces, acabó por invadir Corea como primer paso de su proyectada expansión por Asia. Es aquí cuando La Guerra Imjin coge fuerza hasta el final del libro. Rubén Villamor desentraña las complejidades de las operaciones militares con sencillez, lo explica todo con naturalidad y la obra se acaba en un suspiro.

El autor explica las fortalezas y debilidades de cada ejército y, por lo general, cómo se conformaron. Del mismo modo, hace un buen trabajo al señalar errores y aciertos de los diferentes comandantes y almirantes y por qué se tomaron esas decisiones, que es una de las claves para entender bien la Historia Militar.

Rara vez una guerra se comprende si sólo se miran los frentes más importantes, y uno de los aspectos más positivos de la obra de Rubén Villamor es que va mucho más allá de lo que ocurre en Corea. A pesar de su brevedad, La Guerra Imjin no deja de lado la importancia del motín de Ningxia para la China Ming, la expedición japonesa en el conflicto birmano-siamés o la posterior conquista de las Ryûkyû.

Aunque Villamor se centra en las operaciones militares, también deja espacio para otros temas como los crímenes (terribles incluso para la mentalidad de la época) cometidos por los japoneses sobre la población civil. Es una cara de la Guerra Imjin que ha pervivido hasta nuestros días ya que, como bien apunta el autor, los gobiernos de Corea del Sur y Japón todavía tiene roces diplomáticos a causa, entre otros factores, del Mimizuka

La Guerra Imjin es una obra totalmente recomendable para quienes busquen un libro sobre uno de los conflictos más importantes de la Edad Moderna en Asia oriental. Su formato y el estilo del autor lo hacen accesible a todo tipo de público, y lo completo que es a pesar de su brevedad lo convierten en una adición fantástica para cualquier estantería.

Rubén Villamor cursó el itinerario de Japón en el grado de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Madrid y sirvió como soldado en el Ejército de Tierra. Ha centrado su carrera investigadora en la Historia Militar Contemporánea, lleva años desarrollando una labor divulgativa sobre la Segunda Guerra Mundial en su portal Eurasia 1945  y ha publicado libros como Los Ejércitos del Dragón. Voluntarios extranjeros en el ejército japonés (1931-1945) o La segunda Guerra Sino-japonesa (1931-1939). El frente de China vol. 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *